Recuperar fotos borradas

¿Alguna vez te ha pasado, que le dejas la cámara de fotos a tu hijo pequeño, has tocado donde no debes, o simplemente has sacado la tarjeta de memoria del ordenador y ahora no aparece ninguna foto? ¿Que ha pasado con ellas, se han perdido para siempre? De un plumazo te invade el miedo de haber perdido todos los recuerdos de las vacaciones, o de la fiesta de fin de curso de los niños. ¿Que podemos hacer?

Seguramente te entren los nervios y empieces a buscar la forma de repararlo. Entras al menú, haces fotos para ver si la cámara sigue funcionando, pruebas a meter la tarjeta en otra cámara. Mil cosas antes de asumir que nos hemos podido quedar sin todo lo que tanto trabajo nos costó. ¿Pero estamos haciendo bien?

Afortunadamente hay forma de recuperar estas fotos. Aunque no se puede garantizar que las recuperemos todas, si es posible que podamos salvar gran parte. Así que no pierdas la calma, y siempre ten en cuenta esto:

  1. Lo más importante, en el momento en que veas que se han borrado las fotos o hay algún problema, deja de usar la cámara. Saca la tarjeta de memoria y cámbiala por otra para poder seguir haciendo fotos. Las fotos que se han borrado en realidad siguen ahí, y se podrían recuperar de alguna forma, siempre que tengamos esto en cuenta. Si seguimos haciendo fotos en esa tarjeta, escribiremos encima de los datos que se han borrado, haciendo más difícil o imposible la recuperación, mientras que si la dejamos de usar estos datos posiblemente estén intactos y podamos salvar algo. Por eso es recomendable tener una tarjeta de recambio.

  2. Hay programas de recuperación de datos (como Recuva, que podéis descargar gratis desde aquí), unos mejores que otros. Muchas veces las cámaras de fotos traen CDs en la caja, es posible que en estos discos algunas veces incluyan este tipo de aplicaciones. Sigue las instrucciones que te da el programa y cruza los dedos. Si no has machacado los datos borrados haciendo fotos nuevas, no debe haber problema.

  3. En el caso de que no consigas restaurar todo, como te he dicho antes hay varios tipos de programas. Acércate a un profesional, que normalmente tenemos aplicaciones que buscan más profundamente, y quizás podamos sacar más información.

  4. Siempre lo mejor en estos casos es la prevención. Ten mucho cuidado cuando entres en el menú de la cámara, o cuando esté en manos de niños pequeños. Cuando conectes la cámara al ordenador, expúlsala de forma segura antes de desconectarla (esto te lo digo por experiencia propia jeje). Si una tarjeta te ha dado problemas anteriormente, procura no usarla en momentos que consideres importantes. Esto puede ahorrarte quebraderos de cabeza más tarde.

Piensa que una cámara no deja de ser un sistema electrónico que puede fallar, igual que falla un ordenador o se bloquea un teléfono móvil, pero siempre podemos evitarlo con un uso correcto. ¿Recuerdas las cámaras antiguas? Cuando se velaba el carrete no había nada que hacer, se perdía todo. Aquí al menos nos queda una posibilidad.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies